#hablarural: palabras para celebrar nuestros pueblos

“Creo más que nunca que es en nuestros medios rurales, nuestros márgenes y orillas, donde sucede la vida y donde habita muchísima gente que hace posibles otras maneras de formar parte del territorio, mediante sistemas que no se pueden separar de palabras y hechos como local y sostenible. Creo en una tierra diversa y llena, creo en multitud de formas de vida de las que tenemos muchísimo que aprender, como esos wombats que, tras los incendios que arrasaron Australia, comparten sus madrigueras con animales de otras especies, convertidos todos en refugiados de la crisis climática, sin distinción de nombre, origen o familia. Por eso quizás sea interesante aferrarse a un nuevo idioma, a una lengua común que nos hermane, que cosire y nos dé aliento para seguir. Pero, como escribió la gran Audre Lorde en La hermana, la extranjera: «Las herramientas del amo nunca desmontan la casa del amo», y es aquí donde creo en nuestras palabras. En esas que ya apenas se oyen ni se ponen en práctica, en aquellas que no se dicen por vergüenza del acento o la procedencia, en todas las que nos dan de forma única otro modo de habitar el territorio. Así, con esta almáciga y con todas las que vengan, diferentes del linaje y la lengua del amo, podremos comenzar a construir una nueva casa común”

***

Con esta imagen y este fragmento del libro de Almáciga, me sumaba el pasado 16 de noviembre a la campaña  #hablarural de Greenpeace, compartiendo un trocito de Almáciga al hilo de una de mis palabras favoritas que vive en el libro: cosirar, una palabra del aragonés, que me regaló Miguel Cordero en su aldea de Ascaso, en el pirineo aragonés, donde todos los años celebra la muestra de cine Ascaso, la muestra de cine más pequeña del mundo. Cosirar significa ir a dar una vuelta para comprobar si las personas, los animales o el huerto están bien o necesitan ayudas o cuidados. Implica algo más que mirar, vigilar o revisar. Es estar pendiente de todo lo que nos rodea.

Desde la publicación, invitaba a la gente que compartiera sus palabras favoritas de nuestros medios rurales. Aquí os dejo una primera selección de las palabras y las personas que las compartieron por instagram y por el buzón de la web que se suman a este semillero. Pronto, más palabras.

A mazuela: “es la forma de ponerse los alpargates sin ajustarlos en el talón, pisando la parte trasera del calzado. O sea, es más rápido ponértelos así pero se te pueden salir. Aquí, en Villarrobledo, Albacete, los mayores lo dicen así, por lo menos mis abuelos lo decían, y yo mismo” Palabra de Juan Diego Ruiz Romero.

A plaeret: del dialecto pallarès. Significa poco a poco. Palabra de Vanesa Freixa.

Casquera: palabra que se usa en Albacete para hacer referencia a cuando hablas en confianza con alguien: “ ayer estuvimos un rato de casquera en el parque”. Palabra de María Solano.

Zarrakamalda: del euskera, es una especie de machete con mango largo para desbrozar.

Tarratoluba: del euskera, berbiquí o taladro de mano. Palabras de Olatz Ove.

Espinyar: del catalán. Se llama así a la acción para romper una o muchas piñas para sacar los piñones, después de un proceso de quemarlas ligeramente para que se abran un poco y sea mas fácil sacar los piñones.Palabra de Teresa Jubany.

Charrar: del aragonés. Significa hablar con una persona a gusto. Palabra de de Nélida Sorrosal. Beatriz Navarrete nos cuenta que en asturiano también se usa charra con el mismo significado, y nos comparte las siguientes palabras:

Fesoria: del asturiano. Azada.

Chiscar: del asturiano. Significa salpicar.

Forgaxa: del asturiano. Los trocitos de madera que saltan cuando se corta la leña para hacer estilles/estielles (del asturiano, madera cortada menuda para encender el fuego.

Garuela: sinónimo de horca. Palabra de Raquel López. Beatriz Navarrete nos comparte a raíz de garuela, garguelu, del asturiano, que se usa para referirse al cuello de una persona o animal.

Lleurar: del mallorquín, significa arar la tierra. Palabra de Pilar Llompart.

A ixena/ a zofra: del aragonés. Trabajo en común. Trabajos comunales.

Rapatan: del aragonés. Pastor aprendiz.

Palabras de Miriam Sánchez.

Badaliso: tejido muy desgastado.

Entoñar: enterrar.

Teso: pequeña elevación del terreno.

Colagua: Reguera. Canal pequeño que los labradores abren en las tierras de huertas o jardines por medio de azadas o layas a fin de distribuir el agua por los diferentes cuadros o eras. Palabras de Blanca Alonso Ruiz.

Esgorgollarse: se dice de las gallinas cuando se sacuden la tierra sobre la que se han acostado o revolcado.

Aparpallarse: se dice de las gallinas cuando se agachan, sobre todo poco antes de que comiencen a poner huevos.

Arrosear la gloria/enrojar la gloria en lugar de prender la gloria.

Morceña: las pavesas ya apagadas que sobrevuelan por encima de los hogares de la lumbre o de las hogueras al aire libre.

Ortuñas: las ovejas que se ordeñan.

Palabras de Tierra de Campos, enviadas por Venancio Carranza Delgado.

Escoma: “Se denomina con la palabra “escoma” a la vara que se utiliza como utensilio para alcanzar las frutas que se encuentran en las ramas más altas. Para hacer las escomas se suelen utilizar ramas de “ciruelero” o “almendrero”. Esta palabra es muy común en las zonas rurales de las Islas Canarias, sobre todo en la isla de El Hierro. La palabra escoma siempre ha estado presente en mi entorno familiar. Mi padre, cada vez que recogíamos higos, almendras, mangas, ciruelas… nos daba una de estas varas para que pudiéramos alcanzar las frutas y así ayudar en la recolecta. A día de hoy seguimos empleando este utensilio de manera habitual y nombrándolo de esta manera, gracias al énfasis de nuestras abuelas y padres, que intentan evitar que la palabra caiga en el olvido, como tantas otras propias de los medios rurales”. Palabra y fotografía de Marta Padrón.

Si conocéis más historias y significados sobre estas palabras, o queréis compartir nuevas para alimentar esta almáciga, podéis hacerlo aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *